Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

domingo, 26 de abril de 2015

Tu potencial humano y la PNL

¿Hasta dónde crees que puedes llegar? La respuesta está en tu sistema de creencias, esas que han quedado grabadas a fuego en tu mente subconsciente. Aquello que te decían cuando aún estabas creciendo, sobre tu propia valía personal ¿recuerdas? "tú no sirves para estudiar" "menganito llegará lejos pero tú te tendrás que conformar con lo que vaya saliendo" "uf, olvídate de aprender otros idiomas" "haz lo que hizo Pepe, mira que bien le ha ido" "no estudies eso que no tiene salida, busca algo en lo que luego encuentres trabajo, aunque te guste menos" ¡no pensarás hacer lo que Juana, ella tiene dinero y tú no! ¿Te resuenan estas frases u otras parecidas? pues déjame decirte, que éstas y muchas otras que ya no recuerdas, pueden estar grabadas en tu mente subconsciente, creando el camino en tu realidad. Y permítete que vaya más allá, diciéndote, que todo esto se puede deshacer, implementando nuevas creencias. 
Una herramienta muy eficaz para lograr esto, es la PNL (programación neurolingüística), que puedes realizar con ayuda de un profesional (siempre es mejor), o hacer por tu cuenta y riesgo en tu casita. Tiene mucho que ver con la mente y el lenguaje, al repetirte una idea de manera continua, (o las que te han repetido otros, como vimos antes), se están creando programas mentales que quedan grabados en nosotros, a los que se asocia una emoción, que irá dirigiendo nuestra forma de accionar, condicionada, ante las distintas experiencias que la vida nos presente. Para cambiarlo puedes crear un modelo repetitivo de hacia dónde quieres ir, o como quieres reaccionar, o que creencias nuevas quieres adaptar en tu mente. Para ello tienes que  poner el foco en lo que sí quieres realmente, e insistir en esa intención con unos ejercicios prácticos hasta que surja de manera natural, esa idea que queremos lograr. 
Cada vez está más de moda desarrollar todo nuestro potencial humano, con cursos, con psicólogos, expertos en desarrollo personal o coach. Yo veo la vida como un aprendizaje continuo, y me lanzo de cabeza a aprender nuevas técnicas que me ayuden a implementar lo que yo quiero para mí, no lo que quieren otros.
No es que la gente, familia, amigos, etc, sean mejores o peores cuando nos dan sus puntos de vista. Nos enseñan desde sus propios conocimientos, pensando que es lo mejor para nosotros. Nos muestran lo que ha funcionado para ellos, que no tiene que ser lo que funcione para nosotros. 
Hace un tiempo, decidí cogerme un año entero sin trabajar, por unas circunstancias personales. Un descanso que creí necesario antes de estallar, en una empresa que es lo más lejano a lo que yo quiero para mí. Enseguida llegaron las opiniones de familiares, de algunos amigos, de compañeros de trabajo, en referencia mi equivocación al hacer algo así. "La crisis" "tal como está el país" "no me parece una decisión correcta"... el bombardeo de "juzgar" lo que uno hace desde sus propias ópticas personales, que no no son como las mías. Y yo he dedicado el año  a formarme en Trading (bolsa), cursos de mejora continua, hacer planes, renovar mi interior para que cambie mi exterior. Esa es mi óptica y es la que me debe importar. Como a ti la tuya. Puedo decir que no me arrepiento de mi decisión. Tenemos mil rumbos abiertos delante de nosotros si estamos dispuestos a verlos y tomarlos. Yo sigo en el proceso.
No sólo añadamos conocimientos y habilidades a nuestro potencial, también INTEGRIDAD

*pequeño ejercicio de PNL :)
  1. Pregúntate ¿qué es realmente lo que yo quiero? (si no lo tienes claro, haz un  brainstorming de ideas, escribe lo que te venga a la cabeza, aunque te parezca loco o poco práctico= recuerda que estamos buscando lo que realmente quieres ser o hacer en la vida) (vete reescribiéndolas hasta que te quedes con la más importante) 
  2. Ahora cierra tus ojos, tres respiraciones profundas, soltando el aire por la boca (o cualquier sistema de relajación que conozcas)
  3. Mírate en el futuro, dentro de cinco años. Cómo eres, dónde estás, que hay a tu alrededor. ¿A qué huele? ¿quiénes te acompañan? fíjate en como vistes. Si estas sólo, ¿piensas en positivo, en tus logros? si estas con alguien, ¿de qué habláis? todos los detalles son importantes, pero no te agobies si alguno no te funciona. Siempre puedes rehacer la visualización hasta que estés cómodo con lo que ves. Si te ha gustado la experiencia, repítela un mínimo de 21 días (o más si ese es tu deseo)
  4. Ten Fe (el hecho ya está cumplido) no sólo esperanza (me gustaría que fuese así...)
  5. Al finalizar di, "hecho está, gracias" (esto es voluntario, pero puede ayudar :)
Hasta el próximo post. Feliz semana.
Yolanda Del ©
Publicar un comentario