Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

domingo, 31 de mayo de 2015

Cuando las dudas te paralizan

Cuando dudas o te angustias en la vida, frenas tus cambios. Si permites que el sufrimiento gane puntos no tienes la opción de pensar con claridad ni tomas las acciones correctas. Cuando decides demasiado deprisa sin calcular pros y contras tomas riesgos que pueden llevarte a una gestión poco eficaz de hacia dónde vas.
Las dudas ponen en cuestión el cómo percibes la realidad, no te atreves a tomar un curso u otro, no te decides por un camino, no sabes qué carrera estudiar, siempre tienes la oportunidad de empezar de nuevo si lo que has hecho anteriormente no te satisface. Las dudas traen el auto saboteo interno que te convence de que no puedes hacer algo que realmente quieres o necesitas llevar a cabo, te crean la necesidad de que otros te validen y las justificas de innumerables maneras para convencerte de que no tomar acción es mejor en este momento, y crees que llegará el día oportuno, pero será más adelante. Retraso de metas y creación de miedos.
La duda también puede ser el resultado de una programación que está implícita en ti, si otros decidían siempre los temas importantes y te quitaban esa "carga", por lo cual no aprendiste a tomar responsabilidad en tus estrategias de vida. Escúchate ¿qué te dices cuando piensas, que te desanima y te hace retrasar decisiones importantes? se trata de despejar la duda, y no permitir que el ego te domine y decida por ti. Si las expectativas de otros o las tuyas propias sobre lo que deberías haber hecho no se han cumplido, ahí estará el eco martilleante de tu voz interna diciéndote todo de lo que no eres capaz, o que ya no tienes edad. Esto puede crear falta de control sobre tu vida e incluso llevarte a una depresión por no alcanzar metas.
Lo mejor para atajar las dudas es que vayas creando una confianza en ti, fuerte e infalible ¿cómo? mediante cursos, lectura, más cultura, aprender a expresarte mejor, ser capaz de hablar en público, ir logrando nuevos pequeños conocimientos que te acerquen al grande, estar con gente positiva que tenga metas parecidas a las tuyas, que las metas vayan siendo realistas, si quieres crear opciones acuérdate de aquello de "dar el primer paso con Fe, no tienes que ver toda la escalera, sólo sube el primer peldaño" que dijo Martin Luther King. Háblate con cariño y piénsate de la manera que te gustarías estar o ser. No hagas caso de las críticas destructivas aunque vengan de personas que realmente te importan, acepta sus opiniones pero no las compartas internamente, y deja claro que tú decides tu vida. 

Yolanda Del ©
Publicar un comentario