Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

domingo, 3 de mayo de 2015

La Felicidad

La búsqueda de la felicidad es una constante en la vida de muchas personas, que estarían dispuestas a cruzar el mundo en busca de esa panacea que a veces parece un sueño. Para algunos está en compartir y crear momentos con los amigos y la familia, para otros en subir a la montaña más alta para meditar, para otros en todo lo que pueda darles valor material. Sería difícil ponerse de acuerdo, pero ni siquiera es necesario, la felicidad está en el interior de cada uno, y tú, la tienes dentro de ti. 

*Lee mi antigüo post "Las raíces de la felicidad".


 -Las personas felices, están más dispuestas a ayudar a otros. No se trata de "ser rico" para hacer ofrendas, seguro que ya has escuchado que a veces quien menos tiene es quien más ofrece. El otro día comentaba en un programa de televisión, una persona desahuciada hace un año, que las gentes más humildes son las que primero sacan la cartera para ayudar, y los más pudientes pasan más de largo. 
 -La personas espirituales también son más felices, ya que saben que en su interior está la paz y la calma, que forma parte ese sentimiento de estabilidad, de saber que si hay momentos malos, ya llegaran los buenos, y que hay una energía más allá de nuestro conocimiento (Dios, Buda, Universo...) que nos eleva y trabaja a nuestro favor, si así se lo solicitamos.
 -Cuando uno es feliz, se toman decisiones más fácilmente, se está más preparado para afrontar cambios. Si surgen trabas, se destraban con tranquilidad, mirando los pros y los contras del asunto.
 -Cuando se es feliz se tiene más autoestima, se piensa en la forma lógica de solucionar conflictos, y se sabe que no se acaba la vida, ni por un desamor, ni porque se termine un trabajo. Si se tuercen los planes se busca el punto positivo, "si no pude hacer esto ahora, quizá algo mejor me espera".
 -Las personas más felices toman decisiones. Las pequeñas decisiones te llevan a las grandes, y a los resultados.
La felicidad no se mide en compararse con los demás, ni debes pensar que es concluyente si hasta ahora lo has sido o no. Si consideras que tu vida ha sido una tragedia (venga, piensa un poco y encontrarás algo positivo a lo largo de tus años vividos), debes plantearte que fue lo que no hiciste, que hubiese cambiado tus vivencias a positivas, y ponerlo en marcha ahora. Y piensa siempre que de los errores se aprende. No te quedes sentado culpabilizando a otros de tus fracasos, y te infles con todo el protagonismo en tus logros. Al igual que los aciertos te pertenecen, también los fracasos llevan tu firma.
Repite: "Yo me responsabilizo de mis actos, y a partir de ahora pongo todo mi potencial a trabajar para mí".
¡Sí, tienes potencial! lo tienes, créelo, aunque te hayan dicho que no, aunque creas que no estás preparado para... o que no sabes cómo... o no ves expectativas. Sé feliz, si en tu interior sabes que es una decisión, lo vas a lograr. Debes hacerlo en el sitio en el que estás ahora, sin escapar a no sé dónde, porque allí te espera la vida de ensueño. Tiene que ser aquí y ahora. Con lo que dispones. Con tu mente.

Yolanda Del ©
Publicar un comentario