Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

viernes, 14 de diciembre de 2018

De Un año con Emmet Fox: "Entrenado tus pensamientos"


(De La Dieta Mental de Siete Días) El pensamiento es la verdadera fuerza causativa de la vida, y no hay otra. No puedes tener una clase de mente y otra clase de entorno. No puedes cambiar tu entorno y dejar al mismo tiempo tu mente sin cambio. Esta es la llave suprema a la vida. Si cambias tu mente, tu entorno tiene que cambiar también. Tu cuerpo tiene que cambiar, tus actividades tienen que cambiar, tu hogar tiene que cambiar, el color de tu vida tiene que cambiar.

A esto se le podrá llamar la Gran Ley Cósmica. La dificultad práctica al aplicarla surge del hecho de que nuestros pensamientos están tan próximos a nosotros que resulta difícil, sin algo de práctica, dar un paso atrás y contemplarlos objetivamente. Sin embargo, eso es justamente lo que tienes que aprender a hacer. Tienes que auto entrenarte a escoger el tema de tu pensar en un momento dado, y también escoger el tono emocional.



Si no estás determinado a comenzar ahora y seleccionar cuidadosamente durante todo el día la clase de pensamientos que vas a pensar, es mejor que dejes toda esperanza de conformar tu vida en aquello que deseas que sea. La manera de comenzar una dieta mental de siete días es comenzar ahora. "No os conforméis a este siglo, sino transformaros por medio de la renovación de vuestro entendimiento". Romanos 12:2

¿Qué significa eso de pensar negativamente? Un pensamiento negativo es cualquier pensamiento de fracaso, desengaño o problema. Cualquier pensamiento de crítica, despecho, envidia o condenación de otros, o de auto-condenación. Cualquier pensamiento de enfermedad o accidente, o en pocas palabras, cualquier clase de limitación o pensamiento pesimista. En la práctica, nunca tendrás dificultad alguna en saber si un pensamiento es positivo o negativo. Aún si tu cerebro trata de engañarte, tu corazón te susurrará la verdad.

Tienes que tener bien claro que lo que este plan requiere es que no abrigues cosas negativas. Lo que importa no son los pensamientos que te vienen, sino lo que decides abrigar. Muchos pensamientos negativos te vendrán en el curso del día. Algunos te vendrán de otras personas, o quizás oirás noticias desagradables. Sin embargo, estas cosas no importan en tanto que no te quedes en ellas. Logramos una perfecta analogía en el caso de un hombre que está sentado al lado de una fogata cuando un carbón encendido sale volando y le cae en la manga de la camisa. Si se sacude el carbón encendido de inmediato, sin siquiera un momento de retraso para pensar al respecto, no habrá daño alguno. Pero si deja que el carbón se quede allí aunque sea por tan sólo un momento, por la razón que sea, el daño habrá sido hecho, y será una tarea problemática la de remendar la manga. Igual ocurre con un pensamiento negativo.

La gente a menudo encuentra que al comenzar esta dieta pareciera alborotar toda clase de dificultades. Pareciera como si todo comenzara a ir mal al mismo tiempo. Esto podrá parecer desconcertante, pero es en realidad una buena señal. Supongamos que todo tu mundo pareciera sacudirse de las bases para arriba. Quédate impávido y cuando haya terminado de sacudirse, la imagen se habrá vuelto a armar a sí misma en algo mucho más aproximado al deseo de tu corazón.
















No le digas a nadie que estás en dieta, recuerda que tu alma debería ser el Lugar Secreto del Altísimo. Cuando hayas pasado con éxito a través de los siete días, entonces ve y cuéntaselo a quienquiera que pienses se va a beneficiar por ello.

(Todas las fotos menos la de Emmet Fox: Kellepics)