Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

lunes, 28 de marzo de 2011

Agradecimiento

Hoy estoy agradecida por... levantarme alegre, por los espejos, por mi cepillo de dientes (por la pasta de mi cepillo de dientes). 

Porque al abrir un grifo sale agua, por la capacidad de diferenciar lo bueno de lo malo, por el sol, por las nubes, por la lluvia, por el desayuno, por el café humeante (por la cafetera), por el buen humor, por la sartén, por la bañera, por la ducha, por estar ilusionada. 

Por el color de las paredes, por la imaginación, por los saludos (dar salud), por las críticas constructivas, por los amigos de las redes sociales (y los de toda la vida), por no rendirme, por el cine, por las comidas de mamá. 

Por lo que me enseñan los trabajos que realizo, por la familia, por la esperanza, por los cuadros, por la arcilla ensuciando mis manos, por el violín, por mis escritos, por los que leo de otros, por los que me leen.

Por los árboles frutales, por el trino de los pájaros, por esa nube que me persigue, por las carreras de Fórmula 1, por esa copa de vino, porque me miras, por los libros, por el conocimiento (por la cultura).

Por el verde de mi auto, por los arreglos en la ciudad, por los cines, por el queso (cualquier tipo de queso), por los viajes, por las esculturas, por los acentos, por la libertad, por las ideas (buenas o las malas corregidas).

Por los aviones (¿cómo harán para volar?), por los reencuentros, por el WC, por el papel del WC, por los trenes, por los semáforos, por la música, por los Santos, por las sitcom, por las noticias, por los que dan las noticias.

Por las fotos, por Internet, por ti, por las buenas personas de corazón grande, por los aparcamientos, por las lámparas, por los ascensores, por las razas, por la amistad, por los deseos cumplidos, por...

©Yolanda Del 

sábado, 19 de marzo de 2011

¿Hacia dónde vas?

La vida muchas veces nos lleva por unos aprendizajes que nos traen mejoras externas, pero no internas. En estas nos apalancamos y nos sentimos perdidos, sin saber que camino tomar, para sentirnos plenos. Es el camino que nos han trazado, lo que se supone que debemos ser, hacer o la imagen que debemos dar al mundo 

¿Pero, qué es lo correcto? Lo correcto es que seamos nosotros mismos y que aprendamos a valorarnos desde nuestro propio interior, siendo constantes en nuestro crecimiento y aprendizaje, que realmente nunca termina. 
Estamos preparados para las equivocaciones del camino, tenemos la capacidad de recuperarnos de los errores y volverlo a intentar. Todos tenemos la suficiente fuerza para apartarnos de ese camino perfecto, que en ocasiones sólo nos causa dolor y buscar nuestra meta real. Puede resultar difícil pero no imposible. No permitas que te digan cosas como: "tú no puedes", "no estas preparado para eso", "no sabrás enfrentarlo", "ahora ya es tarde", "no tienes los conocimientos" o "ya no tienes edad". Cada vez que alguien te diga algo así, piensa una frase en positivo que signifique todo lo contrario. Y sobre todo lee, lee mucho sobre el tema o la meta que esperas, porque cuando te acerques a ella y la cruces, tendrás esa maravillosa sensación de triunfo. Siempre sin dañar a nadie. Luego podrás contar a otros como llegar hasta allí. 
Rompe la fila, desde la cultura y el conocimiento.



©Yolanda Del 

miércoles, 16 de marzo de 2011

Si la vida es un boomerang: ¿qué lanzas y que te devuelve?

Si la vida es un boomerang: ¿qué lanzas y que te devuelve? Lo mismo que hayas lanzado. Lanzas amor, vuelve amor. Lanzas odio, vuelve odio. Lanzas mentiras, vuelven mentiras. 

Si te pasas la vida discutiendo y explicándote a voces, no esperes que la gente venga dulcificada viendo solo lo positivo que hay en ti, así es la ley de la vida, te atrae lo que ofreces. Por eso es tan importante comportarse con los demás como quieres que ellos se comporten contigo, saber ponerse en el lugar de otro es complicado, pero te puede dar una idea de porqué las personas actúan de determinadas maneras, en determinadas circunstancias. 

Hay una frase que yo particularmente considero horrible, y me da repelús cada vez que alguien la pronuncia: "es que yo soy así...", con ella, ya consideran que todo su mundo está explicado y que no hay nada que variar en el. Pues se equivocan, todos tenemos una gran capacidad de cambio y adaptación, de fuerza y recuperación ante el dolor. De nosotros mismos depende cambiar las cosas que vemos incorrectas, una auto evaluación es imprescindible para saber en qué nos equivocamos y que debemos corregir. Pues manos a la obra, acción. 

El cambio es positivo y si mejoramos nuestras relaciones con nosotros mismos, mejoraran las relaciones con los demás. No te rindas ante la evidencia "cambia la evidencia a tu favor".  Empieza a lanzar a la vida buenos sentimientos y buenos deseos y todo a tu alrededor será nuevo y positivo.

©Yolanda Del 


©Yolanda Del