ImaginaVital: 02/01/2020 - 03/01/2020
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información

martes, 11 de febrero de 2020

***Cuando duermo 💤, sólo veo y escucho y siento 🛏 cosas positivas 😀

¿En qué te enfocas cuando duermes? En los problemas diarios, en desgracias ajenas que suceden en el mundo, en esa discusión inútil que tuviste por la mañana, en el cansancio. Pues empieza a cambiar el chip. Siempre, y lo repito, Siempre, hay que enfocarse en cosas positivas ¿te parece difícil? Pues cuando lo conviertes en un hábito, no lo es. Yo lo hago y tú, también puedes hacerlo. Enfócate en una palabra positiva, o una frase, y repítela hasta que el sueño te venza. Enfócate en esa meta que tienes en la cabeza y observa como la cumples y te felicitan. Haz una lectura de algún libro positivo antes de dormir, estos libros elevan mucho la vibración. Y si quieres, yo te ayudo con esta frase de la foto. Repítela varias veces antes de apagar la luz. Hazla tu frase de cabecera, o escribe una que se adecue a ti, o a una situación que quieres vivir, o a un hábito que quieres conseguir. Recuerda que los decretos siempre deben ser en positivo y en presente. Puedes crear una carpeta en el apartado de fotos del móvil, e ir metiendo varias frases. Y leerlas todos los días por lo menos tres veces cada frase ¿21 días? Yo lo haría infinito. Y ya sabes que puedes borrar la que ya no te sirva, meter una nueva que necesites. Puedes jugar con las frases y hacerlas parte de tu diario vivir. La constancia también es un hábito. Gracias :)








Yolanda Del ©

lunes, 3 de febrero de 2020

***La Técnica de la NANA 🐣 de Neville Goddard 💤




Basado en el texto “El Creador” de 1968. Decía Neville que tú puedes estar dónde quieras cuando quieras. Puedes estar en tu casina sentado en un sillón y a la vez cerrando los ojos, por ejemplo, mirando un escaparate de tu ciudad. Viendo la forma de unos zapatos ðŸ‘¡, su color, casi los puedes tocar. O puedes estar en el interior de tu librería preferida, cogiendo un libro, sintiendo como pasas las páginas, su textura, incluso el olor a papel. Luego, sería atraído a tu realidad. Ni siquiera debes pensar más en ello, pues simplemente sucede.
Neville nos cuenta cómo, echado en su cama de Nueva York, estaba deseoso de ir a Barbados a visitar a su familia. Se veía allí, paseando por sus calles, sintiendo la brisa marina. Estaba allí en toda su esencia y creyéndolo totalmente, olvidando que se encontraba en su cama dormitando, a miles de kilómetros. Hacía doce años que faltaba de su antigua casa, no andaba muy bien de dinero y eso era un impedimento importante. Otro día recibió la solución en una carta de su hermano, con el viaje planificado y los gastos pagados.
Hay que poner tal Fe, que tienes que estar dispuesto a moverte, pero moverte con la mente. En esta historia de Neville, la palabra “movimiento” es la más importante.
¿Qué haces? Cuando estás descansando en tu cama ðŸ› o en un sillón ðŸ›‹, cierras los ojos y comienza esa somnolencia que nos introduce en el estado alfa, pero en la cual todavía somos conscientes, traemos la imagen de lo que queremos a nuestra mente, y entonces nos “movemos” ya estamos en el lugar, comprando el objeto, en un avión que nos lleva a un sitio, viendo las imágenes de una película dentro de un cine, cualquier cosa que desees. Tienes que sentir el movimiento ðŸ¥¾. Ya no estás en la cama ni en tu sillón. Estás en el sitio, lo sientes, es tan real, puedes mirar a la gente y ellos te ven, puedes tener el objeto y revisarlo, puedes sentirte dueño de tu deseo cumplido.
El siguiente paso: ¿Quién se alegraría por ti? Un amigo, un familiar, un compañero de trabajo, colócalo delante de ti y escucha como te felicita por ello. Alguien a quien aprecias que realmente te desearía lo mejor. Incluso imagina que te toca un hombro con su mano, o te da un beso, y siente ese tacto. Siéntelo desde lo más profundo de tu ser. Si te felicitan es porque lo has logrado. No dudes. Da gracias. Luego déjate acunar por ese sueño y duerme profundamente. 


Yolanda Del ©