Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

viernes, 26 de octubre de 2018

La gran meta se logra con pequeños pasos

A veces nos atragantamos porque nos imponemos metas muy altas y queremos llegar allí de un salto. ¡Si no es hoy ya no se puede! ¡si no es como lo pensé, ya no lo hago! ¡Imposible! dijo el miedo ¿Y si lo repartimos en pequeños pasos? esos que nos van dando un poco de oxigeno y que van encaminados a la meta final. Si tenemos que variar un poco el camino, tampoco pasa nada ¿No era así cómo lo habías pensado? ¡Qué más da! ten el foco en el final, y sigue con tus pequeños objetivos y poco a poco escalando la gran montaña. 



Yolanda Del ©

jueves, 18 de octubre de 2018

James Allen. El mundo es un reflejo de estados mentales

Este es una pequeño extracto del libro de James Allen: "De la pobreza al poder; o la realización de la prosperidad y la paz"



Lo que eres, eso es tu mundo. Todo en el universo es resuelto en tu experiencia interna. Importa poco lo que hay afuera, ya que es un reflejo de tu propio estado de conscienciaImporta todo lo que eres internamente, ya que todo lo externo será reflejado y coloreado de acuerdo a eso.
Todo lo que sabes con seguridad está contenido en tu propia experiencia. Todo lo que sabrás debe pasar las puertas de la experiencia, y así volverse parte de ti mismo.
Tus pensamientos, deseos y aspiraciones componen tu mundo. Para ti, todo lo que hay en el universo de belleza, alegría y tranquilidad, o de fealdad, pena y dolor está contenido dentro de ti mismo.
Por tus propios pensamientos haces o deshaces tu vida, tu mundo, tu universo. A medida que construyes internamente con el poder del pensamiento, así tu vida externa y las circunstancias tomarán forma de acuerdo a eso.
Lo que sea que guardes en las cámaras más escondidas de tu corazón, por la inevitable ley de reacción, tomará forma en tu vida externa.
El alma que es impura, sórdida y egoísta, gravita con precisión inigualable hacia la desventura y la catástrofe. El alma que es pura, generosa y noble gravita con igual precisión hacia la felicidad y la prosperidad. Cada alma atrae lo suyo, y nada puede venir hacia ella que no le pertenezca. Darse cuenta de esto es reconocer la universalidad de la Ley Divina.
Los incidentes de cada vida humana, que construyen y desfiguran, son atraídos por la calidad y el poder de su propia vida de pensamientos interiores. Cada alma es una combinación compleja de experiencias reunidas y pensamientos, y el cuerpo es sólo un improvisado vehículo para su manifestación.
Por tanto, lo que son tus pensamientos es tu yo real y el mundo alrededor, tanto animado como inanimado, viste como tus pensamientos lo visten.
"Todo lo que somos es el resultado de lo que hemos pensado. Está fundado en nuestros pensamientos, hecho de nuestros pensamientos" dijo Buda, por ello si un hombre es feliz, es porque entretiene pensamientos felices. Si es miserable, lo es porque entretiene pensamientos de abatimiento y debilidad.
Ya sea uno miedoso o valiente, torpe o sabio, atribulado o sereno, dentro de dicha alma yace la causa de su estado y nunca por fuera. Y ahora me parece oír un coro de voces que exclaman: "¿Pero realmente quieres decir que las circunstancias externas no afectan nuestras mentes?" —No digo eso, lo que digo es y sé que es una verdad infalible— las circunstancias solamente pueden afectarte hasta donde tú lo permitas.
Tú eres gobernado por las circunstancias porque no tienes una comprensión correcta de la naturaleza, el uso y el poder del pensamiento.
Crees (y de esta pequeña palabra “creencia” dependen todas nuestras penas y alegrías) que las cosas externas tienen el poder de hacer o deshacer tu vida. Al hacer eso te haces súbdito de esas cosas externas, confiesas que eres su esclavo, y que ellas son tus maestros incondicionales. Al hacer eso, las dotas de un poder que no tienen por ellas mismas, y sucumbes, no a las meras circunstancias, sino al abatimiento o contento, el miedo o la esperanza, la fuerza o debilidad que tu esfera de pensamiento a arrojado hacia ellas.

Yolanda Del ©

martes, 16 de octubre de 2018

El corazón de Metal. Relato breve


I
Charles Bailey sabía que no podía contar que su corazón era de metal. Temblaba cuando se quedaba a solas ya que, al estar en completo silencio, podía sentir el frío interior de un corazón helado. A sus treinta y cinco años su meta era darles calor a sus débiles latidos, buscando un poco de humanidad en las personas. En realidad, ya sabía qué hacer, pues todo empieza dando el primer paso. Y los pasos eran aquellos que le guiaban en pos de la búsqueda casi enfermiza de aliento humano.
Odiaba al gato callejero que se empeñaba en colarse en casa, buscando un poco de alimento y en invierno calor; él lo despachaba con una patada o una voz. La vieja sirvienta que había permanecido fiel a su lado desde su nacimiento, llamada Margaret, se empeñaba en darle sobras a ese gato blanco con manchas marrones, con heridas de guerra de la crueldad de algunos niños.
Aquel día era poco luminoso, entraba una tímida luz a través de las viejas cortinas antes blancas, ahora grisáceas, desteñidas de tanto uso. Los nubarrones que cubrían el cielo, iban a una gran velocidad, por eso Charles, intuía el viento de la calle. Se oían sonidos de carruajes, algunos chirriantes, que iban con prisas. Los caballos corrían con brío, azuzados por voces inquietas y latigazos estridentes. Estaba claro que la tormenta que iba a arreciar asustaba a propios y extraños. Pero al señor Bailey, como le llamaba Margaret, le daban igual las tormentas. Hacía mucho que sólo salía a la calle contadas veces, imprescindibles. Normalmente, lo hacía con su imaginación, su imaginación era mágica, tan mágica, que había logrado más cosas con ella que con la acción física. Si pensaba en un té caliente, allí estaba Margaret al poco con la fina porcelana y el líquido humeante. Si pensaba en un día soleado, de manera inesperada cambiaba el cielo de color y se separaban las nubes, despejando el camino al sol. Sólo que esta magia, tenía su lado oscuro, dejaba su corazón cada vez más corto de vida, se iba convirtiendo en metal, día tras día. Había dejado casi de comunicarse, de tener un aliento cercano cariñoso que le dotase del preciado bien del sentimiento.

miércoles, 10 de octubre de 2018

Nunca te rindas

Eres especial. Un ser único. Abraza tu universo interior para mejorar el universo exterior. Cada experiencia positiva o negativa es un aprendizaje, aprovéchala al máximo. Ten confianza en ti, apóyate en los amigos y en la familia. Tus sueños no deben desaparecer por la edad o por lo que otros piensen. Ten claridad en tus metas. Sueña, vive, salta, disfruta, llora si es necesario. Avanza.

Yolanda Del ©

Entrevista a Jesús de Nazaret

Entrevista a Jesús de Nazaret (en adelante Jesús) para saber más de sus Milagros.

Paolo Veronese: "Las bodas de Caná"  https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=160027

YO: Muy buenas tardes, es un honor para mí que me haya concedido esta entrevista, me siento más en el cielo.
JESÚS: Trátame de tú, por favor, no soy más que nadie.
YO: Lo intentaré, pero me va a costar, eres el Hijo de Dios.
JESÚS: Soy el Hijo de Dios y tú y todos los humanos formáis parte de Él. Mejor dicho, tenéis un pedacito de Dios en lo interno.  Estamos más cerca de lo que piensas.
YO: Esta entrevista es para saber más sobre tu vida en cuerpo humano. En concreto cuando llevaste a cabo aquellos maravillosos milagros. Hoy en día casi nadie cree en ellos.
JESÚS: Porque no sabéis ver que vosotros también podéis realizarlos y lo hacéis a diario. Si os diérais cuenta de los pequeños milagros de la vida, conoceríais vuestra cercanía con la Divinidad. Sois un complemento de mi Padre. A través de vosotros, se expresa.
YO: De esas cosas me tendrás que hablar otro día largo y tendido. Pero hoy vamos a centrarnos en lo que nos atañe. Por ejemplo, el milagro de las Bodas de Caná, dónde convertiste el agua en vino.
JESÚS: Todos mis milagros tienen mucho que ver con mi famoso “Pedid y se os dará”. No puede estar más claro. Seis tinajas de piedra y mentes sedientas, pensando y concentrándose en el vino, en realidad no podía ser de otra manera. Ellos mismos lo obraron con su pensamiento, y mira, el resultado fue una magnifica fiesta. Litros de agua convertidos en un magnifico vino, gracias a un montón de mentes concentradas en el sabor del licor.
YO: ¿Y respecto al de la Curación del Ciego?
JESÚS: Tanto me insistió en que le tocase… le saqué fuera de la Aldea porque no me apetecía que hubiera muchos testigos. Le puse salivilla en los ojos y comenzó a ver borroso, y al poco tiempo, con mis manos sobre ellos, ya veía perfectamente. Se emocionó tanto que yo también lloré. Todo lo hizo él, que estaba convencido al cien por cien, de que, si yo le tocaba, se curaría de su ceguera. Entonces no había lugar a dudas, simplemente tenía que ser.
YO: ¡Caramba, los pelos se me ponen como escarpias! Cambiando de tema, es muy conocida la Resurrección de Lázaro, pero prefiero que me hables de la de la hija de Jairo. Él quería que la salvaras de su enfermedad terminal, pero en realidad había muerto ¿es así?
JESÚS: Sí, es cierto. Ella ya había fallecido, pero yo le pedí a Jairo que hiciese de su esperanza, fe. Y así lo hizo. Era una niña muy hermosa, simplemente le dije que se levantara y que anduviese, y como siempre, les pedí que no lo contaran. Luego le dieron algo de comer y recuperó el resplandor de sus doce años.
YO: ¿Por qué esa insistencia en que no comentasen los milagros? Son para nuestro conocimiento ¿no?
JESÚS: Porque yo sabía el momento exacto en que se extenderían. ¿No ves que yo lo sé todo?
YO: Claro. Bueno, háblame del Milagro de andar sobre las aguas. Me encantaría poder hacerlo.
JESÚS: ¡Hasta yo me asusté! Las olas habían alejado la barca con mis discípulos rápidamente, mientras yo rezaba unas oraciones, además era de noche. Entonces, ni corto ni perezoso, decidí acercarme andando sobre el agua salada. Es fácil ¿sabes? Y ellos empiezan a gritar de miedo.
YO: Entiendo perfectamente que lo hiciesen.
JESÚS: No veo el motivo. ¿Quién iba a ser, sino yo? era de lógica en aquel momento. Y Pedro, que todavía dudaba, me dijo que le ordenase venir hacia mí y lo hice. De pronto comenzó su caminata sobre el mar, pero con tanto vaivén del viento, tuvo miedo y claro, comenzó a hundirse.
YO: ¡Qué nervios!
JESÚS: Pero yo estaba allí ¡jajajjajj! y le di la mano y le acompañé hasta dentro de la barca. Ahí fue cuando se disiparon la mayoría de las dudas que mis discípulos todavía albergaban sobre mí ¡Hombres de poca fe! ¡Ummm!
YO: Bueno, pues creo que ya tengo bastante información para esta mini entrevista sobre tus milagros. Sé que hiciste muchos más, pero con esto, me las arreglaré bien.
JESÚS: Te lo agradezco. Resulta tan fácil entrevistarme y nadie lo intenta. Las personas piden y piden y no se les concede, ni ellos creen en lo que piden. Nunca podré entender por qué se complican tanto la vida, con lo sencilla que resulta. Y también te lo digo a ti, ¿eh? Acuérdate de que los milagros los crea cada uno con su mente, visualizando y sintiendo lo que quieren ver.
YO: Captado el mensaje. ¿Puedo pedirte…?
JESÚS: Ya lo has hecho, y ya te lo concedí hace tiempo. ¿Acaso no me escuchas? (Me guiña un ojo). Ahora debo irme.
YO: Muchas gracias por tu tiempo. Ha sido emocionante.
JESÚS: Pues llama cuando quieras, que yo acudiré ¡Adiós!

Yolanda Del ©

lunes, 8 de octubre de 2018

Metafísica: Florence Scovel Shinn


*Muchos atraen la enfermedad y la tristeza cuando condenan a los otros... Aquello que el hombre desea para el prójimo, eso es lo que atrae para sí mismo.

*El deseo es una fuerza formidable. Debe ser canalizado convenientemente, si no irá inmediatamente seguido por el caos.

*Es imposible dar un curso verdaderamente libre a aquello que no creemos posible, pues nos encontramos limitados por las pretensiones del subconsciente. Es necesario ampliar esas pretensiones a fin de recibir más.

*La ira altera la visión, envenena la sangre: es la causa de enfermedades y de decisiones que conducen al desastre.



Sus libros:
"La puerta secreta del éxito"
"El juego de la vida y como jugarlo"
"El poder mágico de la palabra"



Yolanda Del ©

jueves, 4 de octubre de 2018

Metafísica: Conny Méndez, la fórmula mágica

Extracto:

Déjame darte la fórmula metafísica para obtener cualquier cosa que uno  desee. Es una fórmula para emplearla en todo. Compruébala   por ti mismo, no me lo creas ciegamente.


"YO DESEO (_______________ ) EN ARMONÍA CON TODO EL MUNDO Y DE ACUERDO CON LA VOLUNTAD DIVINA. BAJO LA GRACIA Y DE MANERA PERFECTA. GRACIAS PADRE QUE YA ME OÍSTE".




Ahora no dudes por un solo instante. Has empleado la fórmula mágica. Has cumplido con toda la ley y no tardarás en ver tu deseo manifestado. Ten paciencia. Mientras más tranquilo esperes, más pronto verás el resultado.

La impaciencia, la tensión y el ponerse a empujar mentalmente destruyen el tratamiento (la fórmula es lo que en metafísica se llama "un tratamiento").

Para que conozcas lo que has hecho al repetir la fórmula, te voy a explicar el proceso detalladamente. Al decir "en armonía para todo el mundo" has eliminado todo peligro de que tu conveniencia perjudique a otro, como tampoco se te hace posible desear un mal para otro. Al decir "de acuerdo con la voluntad divina" ; si lo que deseas es menos que perfecto para ti, verás suceder algo mucho mejor de lo que tú esperabas. En este caso significa que lo que estabas deseando no lo ibas a encontrar suficiente, o no te iba a resultar tan bueno como tú pensabas. La voluntad de Dios es perfecta.

Al decir "bajo la Gracia y de manera perfecta" , encierra un secreto maravilloso. Pero déjame darte un ejemplo de lo que ocurre cuando no se sabe pedir bajo la Gracia y perfección. Una señora necesitaba urgentemente una suma de dinero, y la pidió asimismo: para el día 15 del mes. Tenía absoluta fe de que la recibiría, pero su egoísmo e indiferencia no le inspiró pedirla con alguna consideración para nadie más. Al día siguiente un automóvil atropelló a su hija, y el día 15 del mes recibió la suma exacta que ella había pedido. Se la pagó la Compañía de Seguros por el accidente de su hija. Ella trabajó contra la ley y contra ella misma.

Pedir "bajo la Gracia y de manera perfecta" es trabajar con la ley espiritual. La Ley de Dios que se manifiesta siempre en el plano espiritual. Allí todo es perfecto, sin obstáculos, sin inconvenientes, sin tropiezos ni daños para nadie, sin luchas ni esfuerzos, todo con gran amor, y esa es nuestra Verdad. Esa es la Verdad que al ser conocida nos hace libres.

"Gracias Padre que ya me oíste" es la expresión más alta de fe que podamos abrigar. Jesús la enseñó y la aplicaba en todo, desde antes de partir el pan con que alimentó a cinco mil, hasta para decir cómo transformar el vino en su sangre. Dando gracias al Padre antes de ver la manifestación."



Pertenece a su libro de Metafísica 4 en 1, 
Conny Mendez

Yolanda Del ©