Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

domingo, 26 de abril de 2015

Tu potencial humano y la PNL

¿Hasta dónde crees que puedes llegar? La respuesta está en tu sistema de creencias, esas que han quedado grabadas a fuego en tu mente subconsciente. Aquello que te decían cuando aún estabas creciendo, sobre tu propia valía personal ¿recuerdas? "tú no sirves para estudiar" "menganito llegará lejos pero tú te tendrás que conformar con lo que vaya saliendo" "uf, olvídate de aprender otros idiomas" "haz lo que hizo Pepe, mira que bien le ha ido" "no estudies eso que no tiene salida, busca algo en lo que luego encuentres trabajo, aunque te guste menos" ¡no pensarás hacer lo que Juana, ella tiene dinero y tú no! ¿Te resuenan estas frases u otras parecidas? pues déjame decirte, que éstas y muchas otras que ya no recuerdas, pueden estar grabadas en tu mente subconsciente, creando el camino en tu realidad. Y permítete que vaya más allá, diciéndote, que todo esto se puede deshacer, implementando nuevas creencias. 
Una herramienta muy eficaz para lograr esto, es la PNL (programación neurolingüística), que puedes realizar con ayuda de un profesional (siempre es mejor), o hacer por tu cuenta y riesgo en tu casita. Tiene mucho que ver con la mente y el lenguaje, al repetirte una idea de manera continua, (o las que te han repetido otros, como vimos antes), se están creando programas mentales que quedan grabados en nosotros, a los que se asocia una emoción, que irá dirigiendo nuestra forma de accionar, condicionada, ante las distintas experiencias que la vida nos presente. Para cambiarlo puedes crear un modelo repetitivo de hacia dónde quieres ir, o como quieres reaccionar, o que creencias nuevas quieres adaptar en tu mente. Para ello tienes que  poner el foco en lo que sí quieres realmente, e insistir en esa intención con unos ejercicios prácticos hasta que surja de manera natural, esa idea que queremos lograr. 
Cada vez está más de moda desarrollar todo nuestro potencial humano, con cursos, con psicólogos, expertos en desarrollo personal o coach. Yo veo la vida como un aprendizaje continuo, y me lanzo de cabeza a aprender nuevas técnicas que me ayuden a implementar lo que yo quiero para mí, no lo que quieren otros.
No es que la gente, familia, amigos, etc, sean mejores o peores cuando nos dan sus puntos de vista. Nos enseñan desde sus propios conocimientos, pensando que es lo mejor para nosotros. Nos muestran lo que ha funcionado para ellos, que no tiene que ser lo que funcione para nosotros. 
Hace un tiempo, decidí cogerme un año entero sin trabajar, por unas circunstancias personales. Un descanso que creí necesario antes de estallar, en una empresa que es lo más lejano a lo que yo quiero para mí. Enseguida llegaron las opiniones de familiares, de algunos amigos, de compañeros de trabajo, en referencia mi equivocación al hacer algo así. "La crisis" "tal como está el país" "no me parece una decisión correcta"... el bombardeo de "juzgar" lo que uno hace desde sus propias ópticas personales, que no no son como las mías. Y yo he dedicado el año  a formarme en Trading (bolsa), cursos de mejora continua, hacer planes, renovar mi interior para que cambie mi exterior. Esa es mi óptica y es la que me debe importar. Como a ti la tuya. Puedo decir que no me arrepiento de mi decisión. Tenemos mil rumbos abiertos delante de nosotros si estamos dispuestos a verlos y tomarlos. Yo sigo en el proceso.
No sólo añadamos conocimientos y habilidades a nuestro potencial, también INTEGRIDAD

*pequeño ejercicio de PNL :)
  1. Pregúntate ¿qué es realmente lo que yo quiero? (si no lo tienes claro, haz un  brainstorming de ideas, escribe lo que te venga a la cabeza, aunque te parezca loco o poco práctico= recuerda que estamos buscando lo que realmente quieres ser o hacer en la vida) (vete reescribiéndolas hasta que te quedes con la más importante) 
  2. Ahora cierra tus ojos, tres respiraciones profundas, soltando el aire por la boca (o cualquier sistema de relajación que conozcas)
  3. Mírate en el futuro, dentro de cinco años. Cómo eres, dónde estás, que hay a tu alrededor. ¿A qué huele? ¿quiénes te acompañan? fíjate en como vistes. Si estas sólo, ¿piensas en positivo, en tus logros? si estas con alguien, ¿de qué habláis? todos los detalles son importantes, pero no te agobies si alguno no te funciona. Siempre puedes rehacer la visualización hasta que estés cómodo con lo que ves. Si te ha gustado la experiencia, repítela un mínimo de 21 días (o más si ese es tu deseo)
  4. Ten Fe (el hecho ya está cumplido) no sólo esperanza (me gustaría que fuese así...)
  5. Al finalizar di, "hecho está, gracias" (esto es voluntario, pero puede ayudar :)
Hasta el próximo post. Feliz semana.
Yolanda Del ©

domingo, 19 de abril de 2015

Inteligencia financiera

La inteligencia financiera debiera ser parte de la educación que reciben los niños en la escuela. Debido a los escasos conocimientos que la mayoría de las personas hemos tenido con respecto a este tema, nos fuimos bloqueando inconscientemente para lograr un flujo, que no sólo sea el suficiente, si no tener esa inteligencia de incrementarlo logrando que las ganancias sean como mínimo el doble de nuestros gastos, e incluso más. En el  "Cuadrante del flujo del dineroRobert Kiyosaki explica claramente el papel que jugamos cada uno, según nuestro "puesto" en el mundo laboral:

  • Empleado (no hay independencia económica) (trabaja para tener dinero) (trabaja para que otros ganen dinero)
  • Autoemplado (no hay independencia económica)(trabaja para tener dinero) (gana su dinero pero sigue siendo un empleo. Si no trabaja no hay ganancia)
  • Dueño de negocio (si hay independencia económica)(pone a trabajar su dinero para sí mismo) (crea su propio sistema de ingresos y tienen sus propios empleados)
  • Inversor (si hay independencia económica) (pone a trabajar su dinero para sí mismo) (invierten en sistemas de ingresos de otros, en bolsa, etc. Esta es la verdadera libertad económica, no es necesario estar pendientes de un negocio. Tienen ingresos residuales o pasivos que reciben las 24 horas del día, aunque estén tomando el sol en la playa)          

Desde pequeños nos han enseñado que la única posibilidad de sobrevivir es la del empleo o la del autoempleo, da igual que seas feliz o que lleves una vida anodina. No importa que seas infeliz o que tengas jefes descerebrados, que lo único que quieren es que "saques el trabajo", no importando nada o poco, tu estado personal. No se te revaloriza ni se espera de ti, que des más de lo que se impone. Nos hemos creído esto porque lo vimos en casa, era lo "normal" y quedó grabado en nuestro cerebro con sutiles palabras repetitivas que exigían ese estilo de vida. 
En cambio, todos los que estamos en estos temas de emprendimiento, conocemos historias de superación personal, de millonarios que sin estudios, pero con su meta totalmente clara en la mente, lograron sus fortunas insistiendo y levantándose, cada vez que un fracaso los dejaba en  bancarrota, incluso en la calle. Por ejemplo el caso de John Paul Dejoria, dueño de Patrón Tequila y otros productos, que fue el que inventó la frase de: "si no está satisfecho le devolvemos el dinero". Abandonado por su primera mujer y acompañado por su pequeño hijo, estuvieron  en la calle, hasta que ideó vender nuevos productos para las peluquerías, pateando las calles de un salón de belleza a otro. De ahí a la riqueza.
También conocemos a muchas personas con estudios, que nunca han logrado trabajar en lo suyo, y que se han conformado con "lo que les va saliendo", ya que hay que laborar.
Todo esto nos lleva a que la realidad es un estado mental, y de lo que tú te convenzas a ti mismo que eres capaz, será tu realidad. Sé que a muchas personas no les gusta leer esto, pero Kiyosaki lo tiene claro. Es importante saber con qué recursos contamos en este momento, y como los vamos a utilizar. A veces, necesitamos mucho menos de lo que pensamos para comenzar algo nuevo, un cambio de estrategia, levantarse una hora antes o acostarse una hora más tarde, prepararse en el tema que nos apasiona, aunque tengamos la impresión de que "no sabemos muy bien para qué". Nuestros límites son los que nos autoimponemos, en cuanto esto nos queda claro, comenzamos a romperlos y a expandir nuestra conciencia, y entonces vemos posibilidades que antes parecía que no estaban ahí para nosotros. 
Es interesante capacitarse financieramente, aunque no sea nuestro tema, ya que cuanto más completemos nuestra formación, más cerca estaremos de nuestra libertad económica. 
Yolanda Del ©

domingo, 12 de abril de 2015

Neville Goddard o el arte de visualizar nuestros deseos realizados

Neville Goddard fue uno de aquellos escritores y oradores visionarios, que abrieron su mente para ir más allá de lo establecido, y se dedicaron a proclamar enseñanzas new age para la búsqueda de la intención cumplida. Creó su propio método y lo explico, con aquella forma suya de expresarse, de intelectual creyente, que supo adaptar la Biblia y sus enseñanzas, llevándola hacia el lado práctico y de autoayuda. Desde sus propias experiencias vividas enseñó el camino y la fórmula exacta para realizar metas y sueños, mediante la visualización y el sentimiento. Han llegado sus escritos hasta nuestros días, y pululan gratuitos por la red, para quien quiera aprender un poco más de sus enseñanzas. Aquí transcribo la fórmula exacta escrita por él: 
Neville Goddard 

EL MÉTODO NEVILLE 
Sin embargo, esta simple fórmula para cambiar el futuro, la cual fue descubierta por los ancianos maestros y dada a nosotros en la Biblia, puede ser probada por todos. 
El primer paso en cambiar el futuro es el Deseo, eso es, definir tu objetivo, saber definitivamente qué deseas. Segundo: construir un evento que creas que podrías encontrar SIGUIENDO el cumplimiento de tu deseo, un evento que implique el cumplimiento de tu deseo, algo que tendrá la acción predominante del mismo. 
El tercer paso es inmovilizar el cuerpo físico e inducir un estado similar al de dormir. Entonces mentalmente sentirse justo en la acción propuesta, imagina mientras tanto que estás realmente haciendo la acción AQUÍ Y AHORA. Debes participar en la acción imaginaria, no meramente apartarte y mirar, sino SENTIR que estás realmente haciendo la acción, tal que la sensación imaginaria sea real para ti. Es importante siempre recordar que la acción propuesta debe ser una que SIGA el cumplimiento de tu deseo, una que implique satisfacción. 
Por ejemplo, supón que deseas una promoción en la oficina. Entonces ser felicitado sería un evento que encontrarías siguiendo el cumplimiento de tu deseo. Habiendo elegido esta acción como la que experimentarás en la imaginación para implicar una promoción en la oficina, inmoviliza tu cuerpo físico e induce un estado cercano al sueño, un estado somnoliento, pero uno en el cual aún eres capaz de controlar la dirección de tus pensamientos, un estado en el cual estás atento sin esfuerzo. Entonces visualiza a un amigo parado delante de ti. Pon tu mano imaginaria en la suya. Siéntela sólida y real, y sigue una conversación imaginaria con él en armonía con el SENTIMIENTO DE HABER SIDO PROMOVIDO. No te visualizas distante en un punto del espacio ni distante en un punto del tiempo siendo felicitado por tu buena suerte. Más bien, HACES que el lugar sea AQUÍ y el futuro AHORA. La diferencia entre SENTIRTE en acción, aquí y ahora, y visualizarte en acción, como si estuvieras en una pantalla de cine, es la diferencia entre el éxito y el fracaso. 
La diferencia será apreciada si ahora te visualizas a ti mismo subiendo una escalera. Entonces, con los ojos cerrados imagina una escalera justo delante tuyo y SIÉNTETE REALMENTE SUBIÉNDOLALa experiencia me ha enseñado a restringir la acción imaginaria que implica la satisfacción del deseo, a condensar la idea en un solo acto y recrearlo una y otra vez hasta alcanzar la sensación de realidad. De otra manera, tu atención vagará hacia un camino asociado y una gran cantidad de imágenes asociadas serán presentadas a tu atención, y en unos pocos segundos te llevarán cientos de millas lejos de tu objetivo en el punto del espacio y años lejos en el punto del tiempo. Si decides subir un tramo particular de escaleras, porque ese es el evento probable que sigue el cumplimiento de tu deseo, entonces debes restringir la acción a subir ese tramo particular de escaleras. Si tu atención se desvía, tráela de regreso a la tarea de subir ese tramo de escaleras y sigue haciéndolo hasta que la acción imaginaria tenga toda la solidez y particularidad de la realidad. La idea debe ser mantenida en la mente sin un esfuerzo sensible de tu parte. Debes, con el mínimo de esfuerzo permear la mente con el sentimiento del deseo cumplido. El adormilamiento facilita el cambio porque favorece la atención sin esfuerzo, pero no debe ser empujado al estado de sueño en el cual ya no eres capaz de controlar los movimientos de tu atención. Sino un grado moderado de adormilamiento en el cual aún eres capaz de dirigir tus pensamientos. 
Una manera muy efectiva de encarnar un deseo es asumir el sentimiento del deseo cumplido y entonces, en un estado somnoliento y relajado, repetir una y otra vez como una canción de cuna, cualquier frase corta que implique la satisfacción de tu deseo, tal como, “Gracias, gracias, gracias” como si lo dirigieras a un poder superior por haberte dado aquello que deseas. 
Sé que cuando este curso termine el viernes muchos de ustedes aquí serán capaces de decirme que han cumplido sus objetivos. Hace dos semanas dejé el escenario y fui a la puerta a estrechar la mano de gente de la audiencia. Estoy seguro al decir que al menos 35 personas de una clase de 135 me dijeron que lo que deseaban cuando se unieron a la clase ya lo tenían realizado. Esto ocurrió hace solo dos semanas. No hice nada para que pasara excepto darles esta técnica de oración. No necesitas hacer nada para que ocurra excepto aplicar esta técnica de oración. Con tus ojos cerrados y tu cuerpo físico inmovilizado induce un estado similar al del sueño y entra en la acción como si fueras un actor haciendo la parte. Experimenta en imaginación lo que experimentarías en persona si estuvieras en posesión de tu objetivo. Haz que ese otro lugar sea AQUÍ y que entonces sea AHORA. Y tu yo mayor, usando un enfoque mayor utilizará todos los medios y los llamará buenos, lo que tiende hacia la producción de aquello que has asumido. Estás aliviado (eres libre) de toda responsabilidad de hacerlo así, porque cuando imaginas y sientes que es así, tu yo dimensionalmente mayor determina los medios. No pienses ni por un momento que alguien va a ser dañado para que ocurra, o que alguien va a ser decepcionado. No te corresponde, no es asunto tuyo. Debo conducir esto a casa. Muchos de nosotros, educados por distintas enseñanzas, estamos tan (demasiado) preocupados por el otro. Preguntan, ‘¿Si obtengo lo que deseo no implicará daño para otro?’ Hay maneras que tú desconoces, así que no te preocupes. Cierra tus ojos ahora porque vamos a estar en silencio por un largo rato. Pronto estarás tan perdido en contemplación, sintiendo que eres lo que deseas ser, que estarás totalmente inconsciente del hecho de que estás en este cuarto con otros. Recibirás un shock cuando abras tus ojos y descubras que estamos aquí. Debería ser un shock cuando abras tus ojos y descubras que no eres en realidad aquello que hace un momento sentías que eras, o sentías que poseías. 
Ahora iremos a lo profundo: 
PERíODO DE SILENCIO... No necesito recordarte que ahora eres aquello que has asumido que eres. No lo discutas con nadie, ni contigo mismo. No puedes pensar en el CÓMO, cuándo sabes que ya ERES. Tu razonamiento tridimensional, que es un razonamiento muy limitado en efecto no debería ser traído a este drama. No sabe. Lo que sentiste como verdadero es verdadero. No permitas que ningún hombre te diga que no deberías tenerlo. Lo que sientes que tienes, lo tendrás. Y te prometo esto, después que hayas realizado tu objetivo, como reflejo tendrás que admitir que esta mente razonadora tuya nunca podría haber organizado el camino o la manera [para que se cumpliera el deseo. Eres y tienes aquello en este mismo momento en que te lo apropiaste. No lo discutas. No mires a alguien buscando aliento porque la cosa podría no venir. Tiene que venir. Sigue con los negocios de tu Padre haciendo todo lo que haces normalmente y permite que estas cosas ocurran en tu mundo. 
Neville Goddard 
Traducido al español por Fernando C.© 
*La familia de Neville permite que sus textos sean divulgados gratuitamente por cualquier medio en cualquier idioma, nadie más que ellos pueden solicitar estos derechos.

Hay varias páginas web de Neville en español, y varios grupos en el facebook, por si te interesa ahondar más en estos conocimientos. Aquí está condensado lo más importante, la práctica, que si realizas con Fe, te dará resultados sin dudarlo. Saludos :)
Yolanda Del ©


lunes, 6 de abril de 2015

Utilizamos el cien por cien del cerebro


No sé si has escuchado, probablemente sí, que sólo usamos un diez por ciento del cerebro o incluso menos, y quizá te sorprenda saber (a menos que seas científico o ávido investigador o curioso), que es una de esas leyendas urbanas, que se han extendido durante años por todo el mundo. Quizá el que Albert Einstein ayudara a difundir este mito (aunque según los expertos esto es otro mito), es lo que lo ha convertido en una cuasi realidad, sin ponerlo en duda. También que en multitud de páginas web, se use este "vacío cerebral"  para aprendizaje de ese supuesto noventa por ciento mediante infinidad de cursos, que nos enseñan a usar la mente para atraer a la vida lo que queremos. Aunque yo soy forofa de la visualización y sé, que dominar la mente y los pensamientos, funciona bastante bien para mejorar estados de ánimo, lograr habilidades sociales y crear nuevos hábitos. Ya hablaremos en futuros post de estos temas.
Lo que está claro es que si eres por ejemplo un experto matemático, tu mente digerirá estos conocimientos en todo su espacio, no sólo en una pequeña parte. Aunque ya sabemos eso de parte izquierda mente analítica y parte derecha creativa. Y aquí viene la razón de tan gran equivoco, ya que usamos todo nuestro cerebro para esos conocimientos que "sí poseemos", y ese supuesto espacio vacío sería para los que no tenemos todavía. Por ejemplo, si yo no leo música, por mucho que me empeñe en mirar una partitura, no sabré distinguir la clave de sol, ni que es una semicorchea, ni cuánto debe ser la duración de una nota. 
Por otro lado, tampoco voy a usar mi cerebro para tener conocimientos sobre algo que no ha sido inventado, lo cual no quiere decir que dentro de unos siglos todo el mundo los posea. 
Vamos adaptando nuestras nuevas conexiones neuronales, precisamente a afianzar toda la cantidad de información nueva que nos llega y que nos interesa  como aprendizaje.
Pues “ceRebremos la vida” J y permitamos que nos alumbre la sed de ilustración.

Yolanda Del ©