ImaginaVital: gente tóxica
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información
Mostrando entradas con la etiqueta gente tóxica. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta gente tóxica. Mostrar todas las entradas

martes, 28 de abril de 2020

¡¡¡Maldita Pandemia ⚡☣!!! El Covid algún día será vencido

Este año se va a convertir en un recuerdo a tantas personas que se han ido, a la lucha común, al esfuerzo. A quizá un valor interno que no habíamos encontrado, a momentos de silencio y encuentro personal, que a unos les ayudará a crecer y otros odiarán. Pero si no sabemos estar con nosotros mismos, no habrá un lugar en donde podamos ser felices. Podríamos haber encontrado la fórmula para enriquecernos juntos, si no fuese por los políticos y sus secuaces, conspiradores de ðŸ’º asientos en el congreso. Han ensuciado la labor de todos los que trabajan en la sanidad, creando bulos y siendo sentenciadores de lo ajeno. Gente que incumple normas y que, lejos de agradecer el esfuerzo de otros, lo manchan, cuando precisamente eso es lo que nos ha salvado la vida a muchos más, que los que ya se han ido.

Gracias por tanto. Es una palabra tan sencilla que yo misma, como persona, dedico a nuestros sanitarios y no sanitarios, que han estado ahí, mano a mano y cara a cara con los enfermos. Esa es la verdadera y única realidad. La del sudor por las batas y mascarillas, la del cansancio, la realidad de no ver a sus hijos y padres, de no tener más que una pantalla para decir, te quiero. No sé si es España o es así en todo el mundo, que la ira y la hipocresía es la receta de algunos para sobrevivir, boca chanclas que crean huracanes y contagian a paletos y malencarados.

No suelo hablar así, porque siempre he preferido expresarme en positivo, es mi yo interno. Pero a veces hay que dejar que nada se reprima, y que seamos claros con nuestras opiniones y no andemos con medias tintas.

Prefiero un tintero para crear palabras a corazones 🖤 negros.

¿Seríais capaces de dejar de crear ira y mentiras, seguir las indicaciones para protegeros, protegernos, y que un día esto sólo sea un recuerdo? Aunque sea por los que ya no están. Gracias :)


POSDATA: Sólo deciros que defiendo a aquellos que defienden a todos los seres humanos, sea cual sea su color de piel, religión, sexualidad, nivel de cultura o económico.

🚨 MI libro: "La Joya de MAUI"📕📘 en ebook y en papel: AMAZON 📚 🕹️Canal de Youtube👉 Mysteriolandia
Yolanda Del © (YdelPixel)

miércoles, 24 de mayo de 2017

Si un maestro espiritual te dice que dejes el tratamiento médico ¡Huye!

Alguien que sea espiritual, tiene una comprensión del mundo, diferente de la que tienen otras personas. No se es mejor ni peor persona. Se trata de la comprensión de que tenemos un cuerpo y un alma, y debemos cuidar los dos. Es mucho más sencillo que lo que cuentan esos charlatanes que sueltan parrafadas insufribles que parecen no llevar a ningún sitio. Sé de qué hablo, he leído cientos de libros y hecho montones de cursos para evolucionar de una manera consciente. Y esto hace que captes enseguida quien es sincero y a los que son unos mentirosos compulsivos, que se rodean de un halo de misterio.
Yo soy espiritual, no es un camino a elegir, fue dictado por mi corazón y mi alma. Te das cuenta que hay algo más y quieres profundizar en ello. Además, trabajo en sanidad, aunque soy personal no sanitario, comprendo bien los sufrimientos y luchas diarias a que se enfrentan las personas enfermas, que bastante tienen para ellas. Lee bien el título y hazlo. Si alguien te dice que dejes tu tratamiento, huye. Así de claro, una persona espiritual que entiende del alma, jamás te pediría eso, nunca. Como mucho, te daría una serie de nociones para implementar, conjuntamente con tu tratamiento. Por ejemplo, intentar estar positivo, ver sólo cosas alegres en la televisión, lecturas amigables y quizá visualizarte sano y cosas así, sencillas y factibles, sin dejar de evolucionar al lado del médico.
Si hay gente que pueden con el pensamiento y la visualización curarse de repente o que surja algún "milagro", curaciones no entendidas por el personal sanitario, pero créeme, esa persona está al nivel "Jesús" como poco, o ha recibido su ayuda.
Y porque soy espiritual me creía en la necesidad, de explicar mi punto de vista, porque estos días en la televisión española se está hablando de "falsos curanderos", no saben muy bien de lo que hablan porque son periodistas haciendo una investigación fuera de sus límites de comprensión, a mí me pasaría igual. Pero están en lo cierto en lo que dicen, nadie que sane con energías, regresiones, bioneuro... lo que sea, debe pedirte que abandones un tratamiento. Lo repetiré las veces necesarias. Sé inteligente.
Sé feliz, que al final, es lo que importa.

Permíteme aquí aconsejarte un libro, que es muy bonito y ameno, y te abre la puerta a otros conocimientos.

Yolanda Del ©

lunes, 11 de mayo de 2015

Personas tóxicas o vampiros energéticos


Así los llama el psicólogo Bernardo Stamateas "Los asesinos de ideas", a las personas tóxicas que pululan alrededor pendientes de destruir nuestros sueños, a veces sutilmente, sin que nos demos cuenta. Empezamos por decidir algo, sobre la pareja, la vida, el trabajo, la familia, o sobre algún sueño loco que ahora nos atrevemos a intentar. Sentimos una felicidad interna repentina, sabemos que podemos, lo vamos a hacer, y entonces, es cuando lo contamos antes de tiempo, y ya hemos empezado el declive, si no somos emocionalmente estables y estamos necesitando la aprobación continua. Aquí empieza la repetitiva cantinela del "tú no vas a poder", machacante y continuo.
Dice Stamateas en su libro "Gente Tóxica":
 Muchas veces permitimos entrar a nuestro círculo más íntimo a los chismosos, a los envidiosos, a gente autoritaria, a los psicópatas, a los orgullosos, a los mediocres, en fin, a gente tóxica, a personas equivocadas que permanentemente evalúan qué dijiste, qué hiciste y por qué hiciste o dijiste algo (o por qué no lo hiciste o no lo dijiste). Se trata de personas tóxicas que potencian nuestras debilidades, nos llenan de cargas y de frustraciones. Ellas, por cierto, saben todo lo que pasa en el ojo ajeno, pero se olvidan de ver qué es lo que percibe cada uno de sus sentidos ¡No permitas que nadie tenga el control de tu vida ni boicotee tus sueños! 
Conéctate con la gente correcta, confía en ti. ¡Estás capacitado para hacerlo! Si tienes en claro tu propósito y tus sueños podrás tener el control de tus emociones y de decidir a quienes quieres elegir para que te acompañen. El problema se suscita cuando decidimos quién nos acompañará mucho antes de tener en claro adonde queremos llegar. El propósito de tu vida es tuyo y sólo a ti te pertenece diseñarlo. La solución está en ti. Desafíate cada día a más, a mucho más.

Por esto es tan importante que sepas las fortalezas que tienes, y declinar amablemente opiniones ajenas, de personas que no van a vivir tu vida por ti.

Dice Stamateas:
 El que no se alegra de tu avance o de tus sueños, que diga lo que quiera, tú prosigue hacia la meta, no te amarres a quienes no se alegran con tus éxitos. Desprecia la opinión de la gente tóxica, sé libre de los críticos y serás libre de cada una de sus palabras y de sus acciones. No idealices. No esperes nada de nadie.

Aunque debes tener claro que siempre es maravilloso tener el apoyo de amigos y familiares, también debes saber que tú tienes unas capacidades asombrosas para definir tu vida, lo que pasa muchas veces es que nadie nos lo ha hecho saber, y no las hemos desarrollado lo suficiente. 

Así divide Stamateas a los vampiros energéticos o asesinos de ideas:
  1. Los mete-culpas: Con todo lo que yo hice por ti, ahora ¿me pagas así? Una madre a su hijo.
  2. El envidioso: "El número de los que nos envidian confirma nuestras capacidades". Oscar Wilde
  3. El descalificador: ¡Excelente trabajo!, lástima que lo entregaste tarde.
  4. El agresivo verbal: ¡Vamos, estúpido! ¡muévete! Un automovilista a otro.
  5. El falso: "Mi pareja es maravillosa, estamos tan enamorados. La amo con todo mi corazón". Un mujeriego a su grupo de amigos.
  6. El psicópata:  A mí nadie me dice lo que tengo que hacer. "Un hombre a su médico".
  7. El mediocre: "Vemos sobre la marcha, seguro que es una tontería. No se preocupe, con un poco de pegamento lo arreglamos". Respuesta de un plomero a una mujer a la que se le inundó toda la casa.
  8. El chismoso: "Te lo digo porque lo sé de muy buena fuente". Un compañero de oficina a otro.
  9. El jefe autoritario: "Esto es así o así, y si no te gusta, ahí está la puerta". Un supervisor a un jefe de piso.
  10. El neurótico: "Si no les gusta como soy, cambien ustedes".
  11. El manipulador: Ella, triste: "Me gustaría que me regalaras flores" Él, al día siguiente: "Mi amor, te traje flores" Ella, enojada: "Ahora no las quiero, no fuiste espontáneo"
  12. El orgulloso: "Me gustaría ser mujer para poder ser besada por unos labios tan bellos como los míos". Un narcisista a su novia.
  13. El quejoso: Una mujer dice:" ¡Qué sed que tengo!, ¡qué sed que tengo! ¡qué sed que tengo!" Una vecina la escucha y le acerca un vaso de agua y entonces, tras beber, la mujer dice:"¡Qué sed que tenía!"
"Cuanto menor tiempo sea el que dediques a escuchar las voces ajenas o extrañas, mayores serán los resultados que vas a acumular. Cuanto mayor sea el tiempo que le dediques a escuchar tu propia voz interior, cuanto más te detengas a observar tu reloj interno y a prestar atención a lo que dice tu corazón, mayores serán los éxitos que vas a cosechar".

No te olvides de "el victimista", aunque todos los vistos anteriormente en el libro "Gente Tóxica", tienen ya un tufo a ello, ya que son personas que disfrazan su historia personal, culpando siempre a otros de lo que consideran sus desdichas. Así siempre están protegidos frente a cualquier cosa que les suceda, "fue mi madre, mi marido, lo que dijo Menganito, lo que hizo Fulanito". Nunca admite que él o ella pueden haber creado su existencia tal como es. Lo sé muy bien porque yo tuve una época de mi vida en que culpaba a otros de mis circunstancias, y entre ellos a Dios: "si Dios existiera a mí no me pasaría esto" (se utiliza mucho).
Hasta que decidas decir "basta", pensar y subir tu autoestima, no encontraras ese punto exacto en el que cambia la perspectiva de tu vida. Y entonces dirás: "he decidido cambiar de trabajo porque el que tengo no me hace feliz, o voy a dejar a mi pareja, ya no me aporta nada". Y te dirán: "no te va a salir bien" "a dónde vas a ir" "tal y como están las cosas". Y sabrás responder con tranquilidad que es tu decisión y por ti sólo decides tú.
Un último apunte importante, que yo siempre tengo en cuenta y que además puede resultar gracioso. Todos los que dan este tipo de consejos, nunca han hecho lo que tú quieres hacer ¿ves? te aconsejan sobre cosas que ellos no se han atrevido a realizar, y quieren que sus miedos sean los tuyos. Lo disfrazan de consejo o preocupación por ti, pero te dañan y desmoralizan. Tener una buena autoestima te ayuda a afrontar todas las vicisitudes de la vida.


Yolanda Del ©